El verdadero reto consiste en conseguir que en lugar de una simple costumbre, leer se convierta en un divertido hábito familiar. A continuación, os proponemos algunas ideas para fomentar la lectura en casa: Predicar con el ejemplo. Es bastante habitual pedirles normas de comportamiento o hábitos a nuestr@s hij@s que nosotr@s mism@s no cumplimos. […]

 

El verdadero reto consiste en conseguir que en lugar de una simple costumbre, leer se convierta en un divertido hábito familiar. A continuación, os proponemos algunas ideas para fomentar la lectura en casa:

  • Predicar con el ejemplo. Es bastante habitual pedirles normas de comportamiento o hábitos a nuestr@s hij@s que nosotr@s mism@s no cumplimos. Parte del aprendizaje se adquiere por imitación. Si las madres y/o padres tenéis un buen hábito de lectura será más fácil que ellos/as también lo tengan. ¿Cómo inculcarlo?. Aprovechad una lectura que os parezca interesante y hacerles partícipe de ella contándole de qué trata o porqué os ha enganchado ese libro. También podéis hablarles de novelas o historias que os hayan marcado a su edad y de porqué os gustaron.
  • Buscar ratos de lectura en familia. Por ejemplo antes de dormir, los fines de semana después de comer… El hecho de compartir una historia con vosotr@s ya es motivador.
  • Libertad a la hora de escoger qué leer: Descubre junto a ell@s el tipo de libros que más les atraen y anímales a probar diferentes temáticas, Es importante que conforme crezcan y aumente su nivel de lectura experimenten nuevos estilos literarios. Es importante que elijan ell@s mism@s los libros que quieren leer, regalarles algún libro de su Youtuber favorito, del deporte que más les guste,  o relacionado con algún juego que les interese (sí, hay libros de videojuegos) puede ser un buen enganche.
  • Visitar en familia a una buena librería donde rebuscar en los estantes hasta dar con los libros que más atraigan a vuestr@ hij@. ¡Es una forma genial de pasar un rato libre con ellos!.
  • Tener un espacio de lectura cálido. Para leer son importantes dos cosas, una buena luz y estar en un sitio agradable. Busca junto a ellos/as un sitio perfecto para leer y acomodarlo para que se convierta “en el rincón de lectura”. Puede ser en una esquinita del sofá junto a una lamparita, sobre una manta en el estudio o sobre unos cojines del suelo de la habitación.
  • Hacer de la lectura un juego. Al terminar las lecturas se pueden proponer actividades, por ejemplo, hacer un dibujo sobre la historia, un retrato de algún personaje que le haya llamado la atención, etc. También puede ser divertido que inventéis junt@s un final diferente. Para trabajar la empatía, podéis profundizar en las emociones que aborda el libro desde los distintos personaje.
  • Crear y personalizar una “Cartilla de lectura” y/o un “Marcapáginas”: Hacer un separador de libros para que no olviden por donde dejaron la lectura y/o una cartilla de lectura para ir registrando los libros que se han leído, la fecha y su valoración, puede resultar divertido y estimulante.
  • Incluir en los regalos de Navidad, Reyes Magos o cumpleaños un libro.

Paula Barona Camarasa